jueves, 21 de enero de 2010

11/09/1973 y el Museo de la Memoria

Acabo de visitar el Museo de la Memoria de Chile, el impacto que me ha causado es profundo. Me hace recordar mucho a la historia del Perú (llena de acontecimientos duros, y en algunos casos atroces y avergonzantes, como la dictadura de Alberto Fujimori).

El 11 de Septiembre 1973 es una fecha que marcó para siempre la historia republicana de Chile y, sobre todo, para los cientos de chilenos y chilenas que fueron objeto de persecusión política. Aquella fecha, Augusto Pinochet tomó “la decisión patriotica” de dar un golpe de Estado al gobierno de Salvador Allende, un presidente elegido democrácticamente por el pueblo chileno, pero sacado por la fuerza del dictador.

He conversado con varios amigos, y algunos de ellos me dicen que antes del golpe Chile era un país ingobernable que estaba al borde de la anarquía (por ejemplo, había una escases casi total de alimentos de primera necesidad), y que por eso intervinó Pinochet. Pero, ¿ello justifica sacar las tanquetas y los aviones a la ciudad y soltar bombas desde el cielo, clausurar el Poder Legislativo, cerrar el Poder Judicial, suspender las garantías constitucionales, silenciar las protestas, censurar los medios de comunicación, deportar a los nacionales, etc.? Definitivamente que NO.

Otro sector, que no es menor, señala que la intervención militar tiene como factor principal el contexto internacional de la época (la guerra fría) y la participación de EE.UU., quien pretendía a toda costa “desaparecer el fantasma del comunismo” en latinoamerica.

Sea cual sea el motivo del golpe, nada lo justifica. En absoluto. Golpe es Golpe. Más que la fuerza, en estos casos, debe de prevalecer la razón. Y ése es quizás el mensaje del Museo de la Memoria recién inagurado (12/01/10).

El museo recoge una variedad de instrumentos para llegar a la persona que la visita. Desde fotos, videos, audios, documentos, hasta instrumentos de tortura (un catre con equipos de electricidad). Es verdadermante impactante ver, escuchar, sentir, tocar, todo ello.

Durante el recorrido me pregunto a mí mismo: ¿qué hubiera pasado si ése desaparecido, asesinado, expulsado, fuera yo o un integrante de mi familia? El solo imaginar me deja sin palabras. Sin embargo, siento, aunque sea mínima, la sensación de peligro por la vida que seguramente han sentido las personas afectadas por la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990). Otra pregunta (que hasta ahora nadie responde): ¿dónde están los cuerpos de los desaparecidos, asesinados, que aún no hay noticias? ¿Dónde? Responder ésa y otras preguntas es, por un lado, un acto de justicia y, por otro lado, una lucha por la que todos debemos estar comprometidos.
Y para terminar, creo que es una necesidad vital visitar el Museo de la Memoria. No importa si uno es nacional o extranjero, la violencia no tiene fronteras, y por ello todos debemos de estar concientizados de que este tipo de hechos no se vuelvan a repetir en ninguna parte del mundo.

7 comentarios:

EL OTRO KELSEN dijo...

HOLA CAMARADA:
EL DESTINO NOS ENCUENTRA NUEVAMENTE ESCUDADOS EN NUESTROS BLOGS, ESPERO QUE NO NOS ATROPELLEMOS.
COMO SABES HEMOS TENIDO UNA HUELGA MÁS EN LA UNIVERSIDAD, DE MODO QUE LA REVISTA SALE EN FEBRERO, CUANDO LAS COSAS SE ESTABILICEN.
SALUDOS CAMARADA, NO DEJES DE ESCRIBIR...

ALEX dijo...

Hola Roger:
Al menos pienso que en la blogsfera hay más diversidad y menos dictadura, jajaja...

Estamos en contacto.

yui dijo...

Hola Alex:
Sin duda habra sido una experiencia impactante, en realidad sé poco o nada sobre ese capítulo devastador en la historia chilena, que como es de comprender lamento en sobremanera, una vez caminando por una feria de libros ambulante, me encontraba viendo Cds musicales entre ellos vi una portada con el nombre de Victor Jara y en eso un ciudadano chileno me dijo que ese cantautor fue asesinado por la dictadura de Pinochet!!.. en esos momentos guarde silencio mi mirada lo decia todo... un lo siento. He leído un libro de una autora chilena, Marcela Serrano, el libro se titula "Para que no me olvides", y hay fugaces pasajes que describe, como una familia vivió en la època de la reconciliación chilena.
Saludos mi amigo y cuidate mucho!!

ALEX dijo...

Las dictaduras no distinguen oficios, atropella sin mas a todo aquel que piense de manera diferente, sea éste artísta, poeta o músico, como fue el caso de Victor Jara.
Si bien la dictadura silencio a Víctor, ahora sus cantos se escuchan más que nunca.
Un abrazo Yui.

jeliza dijo...

Lo interesante de nacer y vivir en una dictadura, es apreciar la fortaleza de un pueblo que se reconcilia hoy en día, aquellos que se odiaban entre si por pensar distintos, aquellos que opinaban con mordazas en sus bocas, aquellos que caminaban con miedo o con el pecho erguido...hoy caminan y hablan en libertad y con respeto de la diversidad y de la pluralidad de opiniones y con la convicción real y concreta de que debemos avanzar sin olvidar lo sucedido en mi Chile Querido. Cariños desde Chile Jeliza

Felipe dijo...

Hola Alex:
Me parece que el Museo de la Memoria, es una muestra de lo politizado de algunos sectores de no quieren salir de la epoca del 73. El mueso entraga datos y antecedentes sobre lo que vivieron chilenos -de izquierda- en esos años, pero muy poco de los militares que murieron a manos de los terroristas marxistas que estaban armados. Exceptuando el atentado a Pinochet -que por razones obvias no se puede ocultar-, no hay antecedentes de el drama que vievieron los civiles de derecha y opositores al gobireno de Allende. Creo que el gobierno -de Bachelet- hizo un homenaje a los deudos del 73, y los museos no son para eso. No son un recordatotio, donde imperer la nostalgia, sino un lugar donde se aloje en trozo de la historia de un heco o de un pais, libres de intencionalidades o posturas politicas a priori.

Saludos Alex, de tu amigo chileno Felipe, el mismo del congreso de filosofia.
PD: disculpa por los acentos que faltan, pero mi teclado no lee los acentos.

Dicho sea de paso dijo...

Hola Alex:
Me parece que el Museo de la Memoria es un homenaje publico a las victimas del 73. Un lugar politizado, donde impera la nostalgia y sentimentalismo por los que murieron en esa epoca. Creo que los museos no son lugares donde gobierne la intencionalidad y las postura politicas a priori, sino que los antecedentes duros y concretos de los acontecimientos; lo que alguna vez fue, pero sin grandes explicaciones para que la gente saque sus comclusiones -me refiero al caso de un museo de la memoria, no un museo de historia natural ni de astrofisica-, y no que le construyan una historia intencionada -politizada-. Me para estraño que no se haga mencion a las victimas de derecha y opositores del gobierno de Allende a manos de los terroristas marxistas de esa epoca. Y cre que esos hechos -los del 73 y los previos- se deben introducir dentro del contexto mundial de la guerra fria que dividio a la sociedad chilena, al igual que en muchos paises en europa y el resto del mundo. Otra arista importante fue la revolucion cubana, la cual introdujo en una parte del socialismo chileno, esa cruzada armada a priori que habia que seguir para llegar a la revolucion. Muchos lo entendieron asi.
Saludos Alex, de tu amigo chileno Felipe, el mismo del congreso de filosofia.
PD: disculpa por los acentos, pero este teclado no me los lee.