domingo, 23 de noviembre de 2008

UNA MUJER QUE PERDIÓ SUS ALAS




Es domingo, y como si fuera ya una costumbre, voy al Penal de Mujeres de Tacna a visitar a Zulema. Una vez que termina las revisiones minuciosas, me dirijo al patio principal en donde se están la mayoría de internas (peruanas, colombianas, chilenas) a la espera de sus esposos o enamorados, familiares, amigos. A pocos metros de entrar a ése lugar, paso por un cuarto pequeño que siempre para cerrado, y cuando tiene la luz encendida significa que una interna se encuentra castigada por una falta grave (pelea con otra interna, por ejemplo). Ese lugar se llama el “Hueco”; pero, para las autoridades penitenciarias se llama “celda de aislamiento”.

Converso con Zulema, ella me cuenta que hay dos chicas nuevas en el penal. Una de ellas es de nacionalidad chilena y se llama Valeria Castillo. Ella tiene 36 años y entró a prisión el 24 de octubre de este año. Zulema comienza a hablarme más de ella; y yo le sugiero que mejor la invite a nuestro grupo para conversar.

Mientras Valeria se acerca a nosotros sus demás compañeras la miran como si fuera un bicho raro. Hasta ahí todo mas o menos, (aunque igual me quedan las dudas del por qué tal actitud de sus compañeras). Luego, ella comienza a contarme su caso, o mejor dicho su drama. La escucho detenidamente. Algunas miradas se despegan de nosotros –al parecer, somos el blanco de la tarde-, pero esta vez, se suman las miradas de las INPES (personal de seguridad femenino) que a cierta distancia nos vigilan. Eso sí me preocupa.

Valeria fue intervenida en la frontera con Chile junto a otras dos mujeres. Una de ellas era su amiga de hace dos años, a quien Valeria le hacia el servicio de transporte de pasajeros Arica-Tacna-Arica. Valeria nunca iba a dudar que esa amiga, aquel 09 de octubre, llevaba Cocaína oculta en sus partes íntimas. Menos iba a dudar que ella tenía doble identidad y antecedentes por TID (Tráfico Ilícito de Drogas). Pero, pasó. Sucedió. Y Valeria no lo puede creer hasta el día de hoy. Y menos puede creer que está en prisión.

Para Valeria –al igual que muchas otras personas- estar en prisión es como si le hubieran quitado sus alas para volar. Aquellas alas que las conocemos con el nombre de “Libertad”. Extraña a sus hijos, a su familia, a sus amigos; tanto así que ha bajado de peso (12 kilos). Me dice que se encuentra en “Huelga de Hambre”. Su desesperación por salir pronto de la cárcel le ha llevado a dos intentos de suicidio. Pero, sus compañeras lo impidieron.

Ella me cuenta algunos detalles desde el día en que la intervinieron: la coima exigida por la policía para arreglar su caso ($ 2 000 dólares); las pésimas condiciones de detención en la carceleta de la DIVANDRO (policía antinarcóticos); el Abogado que le prometió sacarla rápido y que ahora desapareció; y un largo etcétera.

El consulado de Chile en Tacna hizo poco o casi nada por ella. Al parecer vio su caso como si fuera uno más del montón. Es decir prefirió no meterse con la justicia peruana; no le presto auxilio judicial. Sólo se limito a llevarle una bolsa con útiles de aseo.

Termina la hora de visita. Valeria me pregunta cuando volveré al penal a visitarla, le respondo: a fin de mes, no le digo una fecha exacta; prefiero no prometerle nada, ya que ello sería generarle falsas esperanzas y tendría un motivo más para odiar este mundo.

lunes, 10 de noviembre de 2008



LA HISTORIA DE LA EMERGENCIA DE UN ENCUENTRO INTERQUORUM


"Quien dispone de un para que vivir es capaz de soportar casi cualquier como"
Nietzsche



El día martes, 4 de noviembre, se tenía programado llevar a cabo el VI Encuentro Interquorum Macro Regional Sur en la provincia de Candarave (Tacna). Pero nuestra ciudad, días antes, era noticia a nivel nacional por el problema de la distribución del Canon Minero con Moquegua y por sus violentas protestas. El clima se volvió más tenso cuando, ése mismo 4 de noviembre por la noche, el presidente del consejo de ministros, Yehude Simon, declaraba en Estado de Emergencia a Tacna por 30 días. Y, mientras eso acontecía, más de 15 jóvenes de la Zona Macro-región Sur (excepto Arequipa e Ica) se encontraban en Tacna listos para enrumbarse a Candarave, pero el problema del paro no lo hizo posible. Frente a esta situación se manejaba la hipótesis de la suspender el encuentro Interquorum.

¿Pero no es acaso en los momentos difíciles en donde los/as jóvenes tienen que aplicar al máximo de su imaginación? ¿Qué hacer cuando un Estado de Emergencia prohíbe expresamente el derecho de reunión en forma pacífica? Todas estas interrogantes no son fáciles de responder de buenas a primeras. Desde luego hay pocas posibilidades para actuar y tomar decisiones. Y una de esas posibilidades era realizar el encuentro Interquorum en Tacna a costa de todo. O sea “Jugárnosla”. Entonces, el Estado de Emergencia que se vive en Tacna se convierte en la emergencia de hacer el Encuentro Interquorum. Y así fue. Mientras el paisaje tacneño no era el mejor, un grupo de jóvenes creaba un espació de discusión y debate, desafiando el Estado de Emergencia (“no podía ser un problema sino una oportunidad”).

En vista que los buses no salían de viaje, aprovechamos las instalaciones del Terminal Terrestre Collasuyo para hacer el Encuentro Interquorum en dicho lugar. La ausencia de pasajeros era absoluta; por tanto, la tranquilidad para nosotros era mayor (salvo los cacerolazos que se escuchaba durante el día). En las jornadas de trabajo se habló sobre: Presupuesto Participativo, Economía, Historia y Cultura Andina, entro otros temas. Para ello se contó con la participación como expositores: Fabiola Dapino (Tacna), Orlando Nicolini (Lima) y nuestro querido amigo Raúl Tecco (Lima).

Muchos de nuestros/as amigos/as quisieron bailar una cumbia de moda o un regueton en una Disco de Moda de Tacna, pero no se pudo por las razones arriba expuestas; muchos quisieron conocer los atractivos de esta ciudad y tampoco se pudo. Quizás todo ello se convierte en una promesa para que vuelvan a esta ciudad, ya sea mediante otro encuentro Interquorum, un viaje de estudios o un paseo.

Aquí los esperamos Amigos/as.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

TACNA: ENTRE CACEROLAS Y TANQUETAS

video

El día martes por la noche el Presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simon, ha declarado a Tacna en Estado de Emergencia. Su mensaje fue muy escueto; luego, cedió la palabra al Ministro del Interior, quién habló sobre el caso Rómulo Alegría (hoy prófugo).

La medida anunciada por Yehude Simon revela los siguientes problemas (que no se va a resolver con un Estado de Emergencia):

- La incapacidad de solucionar el problema de Tacna por medio del dialogo. Es decir se ha preferido resolver la violencia que se vive en Tacna con más violencia. Sacando tanquetas y militares a las calles. Los canales de dialogo entre autoridades de Tacna con las del gobierno central no han sido buenas, y lo peor de todo es que no han sido agotadas. De la noche a la mañana se toma una decisión de tal envergadura: declarar a Tacna en Estado de Emergencia.

- El problema del Canon no ha sido evaluado en su real magnitud. Era lógico que Tacna iba a salir a defender sus intereses. No se iba a quedar con los brazos cruzados. El ejecutivo pasó la pelota al legislativo. Y aquí es donde se toma una decisión política en dónde Tacna salió perjudicada económicamente. El ejecutivo no midió las consecuencias de lo que se iba a venir. Lo mejor hubiera sido sentarse y dialogar en la mesa, sobre la mejor manera de compensar a Tacna (aunque muchas veces estos acuerdos sólo quedan en el papel).

- Respecto a la vigencia del Estado de Emergencia en Tacna. Una norma jurídica para su aplicación primero se debe de publicar en el diario oficial El Peruano y al día siguiente recién rige la norma. Así lo manda la Constitución: “La publicidad es esencial para la vigencia de de toda norma del Estado (Art. 51)”. Pero, ya desde el día martes por la noche, los militares se desplazaban por toda la ciudad en sus tanquetas. Esto sería una grave infracción a la Constitución Política. Hoy la presencia militar en las calles ha sido más fuerte: soldados, tanques, camionetas, exhibición de armamentos, etc.

Somos de la opinión de que los problemas no se solucionan con un Estado de Emergencia. Esta figura jurídica se debe recurrir en casos extremos, debiéndose hacer un uso razonable y proporcional. Para cualquier ciudadano no es entretenido ver tanques por las calles como si fueran autos. Es una forma de intimidar a la ciudadanía. La fuerza de las instituciones castrenses no es saludable para una Democracia, suficiente hemos tenido con las dictaduras militares. Por ello, insistimos, se debió buscar una solución por medio del dialogo, pero esa solución o ése método de resolver conflictos no parece ser la más correcta para Alan García y Yehude Simon. Tanques y cachacos prima sobre ésta.

Por otro lado, la declaratoria de Estado de Emergencia ha generado un rechazo absoluto por parte de los tacneños. Ellos durante el día han salido a protestar con varios “cacerolazos” (hay que recordar que dicha forma de protesta fue practicado en la Argentina hacer varios años). No podía ser para menos la reacción de los tacneños. Declarar 30 días de Estado de Emergencia es una medida desproporcionada. Por más intimidatorio que parezca, y por más resultados que pueda dar, no ha sido una medida acertada por el gobierno. Esto revela en cierta forma el lado autoritario que tiene este gobierno (y que lo tuvo también en su primer gobierno 1985-1990).

Por último, en un Estado de Emergencia no significa que los militares y la policía pueden actuar de manera arbitraria e ilegal. Su actuar debe ser razonable y proporcional. Ante una detención arbitraria, desmedida, cualquier ciudadano puede interponer un habeas corpus ante el Poder Judicial y solicitar su inmediata liberación. Así lo dispone la Constitución Política en su artículo 200 que señala:
“El ejercicio de las acciones de hábeas corpus y de amparo no se suspende durante la vigencia de los regímenes de excepción a que se refiere el artículo 137º de la Constitución.
Cuando se interponen acciones de esta naturaleza en relación con derechos restringidos o suspendidos, el órgano jurisdiccional competente examina la razonabilidad y la proporcionalidad del acto restrictivo. No corresponde al juez cuestionar la declaración del estado de emergencia ni de sitio.” (último párrafo Art. 200 Constitución).

La protesta de Tacna no es la última que tendrá este gobierno. Recomendamos al presidente García cambiar de asesores (políticos y espirituales), quizás también cambiar a Yehude Simon, por personas más capacitadas en temas de resolución de conflictos sociales y para esto no le servirá para nada su buen olfato político y su intolerancia, sino ser más razonable.

viernes, 31 de octubre de 2008

CAUSAS JUSTAS E INJUSTAS


Una casona de la ciudad ha sido completamente destrozada, algunos teléfonos públicos han corrido la misma suerte, las labores escolares han sido suspendidas, el servicio de transporte público ha funcionado parcialmente, algunas calles son casi intransitables por las piedras que hay sobre ellas, la atención en algunas instituciones públicas y privadas se han paralizado, etcétera. ¿Cuál fue el motivo? “La huelga por el canon minero”.

Independientemente de las razones, a favor o en contra, de la huelga: ¿quién la legítima? ¿Quién responde por los daños ocasionados? ¿Era necesario hacer todo ello? ¿Quién se beneficia? ¿Quién se perjudica? ¿Qué es una causa justa? y ¿Qué es una causa injusta?

Los sectores populares son los que siempre salen a las calles cuando los políticos los necesitan. Pero cuando ellos necesitan de los políticos, éstos siempre les han dado la espalda. Y, para mala suerte, son los sectores populares los que más necesitan “llevar algo de comer a sus familias”. Muchos de ellos trabajan para vivir y viven para trabajar. Una huelga de varios días no les sirve para nada. Quizás solo les sirva para una sola cosa. Como desfogue, catarsis, purga de demonios internos.

La gente sale a protestar, hoy por el canon, ayer por la zona franca, mañana no sabemos cuál será el motivo. No dudamos que vuelva a salir para pedirle algo al Papá Estado. El Estado –para la mayoría- todavía sigue siendo quién vendrá a salvarnos de nuestras desgracias. Es como un Dios. Pero Dios no existe (tampoco lo mataron) solo existimos nosotros seres humanos de carne y hueso.

“El pueblo jamás será vencido”
Desde nuestra independencia (1821), como pueblo, siempre fuimos perdedores. Tuvieron que venir personas del extranjero para “liberarnos” de España. ¿Falta de unidad? No lo sabemos. Son los episodios tristes de nuestra historia. No muy lejos de nuestra realidad.

Nuestras heridas todavía no sanan: la guerra con Chile; la guerra interna del ‘80 y ‘90; la no clasificación al mundial de fútbol. Sin embargo, pese a todo ello, nos alegramos cuando nos pasamos la luz roja o cuando declaran feriado un día laborable. Nos enojamos cuando nos dicen que exportamos peruanos delincuentes. Nos alegra saber cuando un ídolo musical triunfa en el extranjero. Nos alegra cholear al cholo. Nadie quiere ser cholo en este país.

Quiero ser libre, pero eso no quiere decir que puedo quemar la casa de mi vecino. Luego mi vecino querrá meterme un plomazo. Y así esto será una carnicería sangrienta. Si quiero ser libre, tengo que liberarme de mis prejuicios, de las ilusiones impuestas por el Papá Estado. Liberarme de mis miedos, de todo lo que me ata.

“Obras de terror”
La gobernación ¿qué culpa tiene? Hoy, esta casona antigua, es una obra de terror. O mejor dicho, un museo. Decenas de personas se detienen ante tal obra de terror. Algunos la miran minuciosamente. Otros se asombran de la furia de la turba.

Quienes salieron ganando con la huelga fueron los medios de comunicación. Obtuvieron muchas escenas para alimentar el morbo de la gente (los huelguistas deberían cobrar regalías por ello). Está demás decir que más de un político, o un aspirante a “ser” político, saco provecho. Las huelgas están condenadas a ser un arma de los políticos. Ellos nunca podrán crear una estrategia de lucha. No les conviene. Prefieren sacrificar a los peones en las partidas de poder.

domingo, 26 de octubre de 2008

CUANDO TU ESTAS




Cuando vienes hacia mí
pareciera que caminaras sobre el aire,
te apoyas en mi hombro
y comienzas a cantarme tus sueños a mi oído

Y cuando te vas
una estrella me acompaña
para no perder el camino por donde te fuiste.



***

Te cuento mis locuras
y tu te ries de ellas,
y
cuando tu me cuentas tus locuras
yo lloro por ellas,
es dificil saber si esto siempre será así.

***
Todavia recuerdo cuando te conocí en aquel viaje
tu tan linda,
la figura de tu cuerpo
era la de una diosa en la tierra.

No pude hablarte de mi,
siempre terminaba hablandote
de lo que tu querías saber de mi
Tu
tan paciente y encantada
con todo lo que te decía...

***
Me regalaste un sueño
el cual no sé si vivo en él o fuera de él
desde ese entonces,
mi vida tiene otro sentido,
de locura,
soledad,
amargura.

***

Odio cuando me dijiste que eras mía
creo que fue ahí cuando deje de desearte,
quererte,
soñarte.
Tuviste, tu también, que odiarme
para que yo puediera volver a enarmorarme de ti

***

Ya no sé quien eres
ni quién soy yo,
cada palabra que pronuncias
parece la mía,
cada tropiezo tuyo
es también el mío

***
Ha pasado mucho tiempo
desde que dejaste de cantarme tus sueños a mi oído,
yo sigo soñándote,
tu sigues odiándome,
y
detras de todo ello
fue así como comenzamos a Amarnos.

sábado, 18 de octubre de 2008

"LA COLABORACIÓN"


Amigos y amigas, si aun no lo saben, me he mudado de casa. Y en el transcurso de la mudanza me sucedió algo anecdótico, que me gustaría contarles.
Para dicha mudanza no contrate a personas encargadas para dicho trabajo. Preferí hacerlo yo mismo, con la ayuda de un buen amigo. Hicimos la mudanza por la noche para evitar la mirada de curiosos.
Era, por fin, el último viaje. El auto parecía de un Ekeko. Las cosas estaban unas sobre otras en el techo del auto; en su interior había un desorden que yo, a las justas, lo entendía. En el trayecto del viaje un uniformado (policía), detuvo nuestra marcha.
Él se acerco hacia nosotros y me pidió los documentos del auto, a los que yo muy gentilmente le hice entrega. Todo estaba conforme. Luego, el uniformado me pidió una autorización para efectuar la mudanza (¡). A lo que yo le dije que no tenía ninguna autorización (¿por qué tendríamos que comunicar a la policía nuestra mudanza? ¿para evitar una presunta sospecha de robo?).
No tenía en ese momento ninguna autorización y el policía amenazaba con llevarme a una Comisaría. Salvo que yo "le colaborará con alguito".
Cuando me dijo eso sabía perfectamente que me estaba pediendo una coima. Pero me hice el "loco". Y le dije ¿What’s? Luego él me dijo que si le podría colaborar con un galón de combustible. Yo le dije que no tenía ni un cobre. Después me dijo que le diera lo que tenga. Cuando me dijo eso no sabía que hacer; me sentía como si el uniformado me estuviera asaltando. No me quedo otra cosa que decirle: Prefiero acompañarle a la Comisaría. Luego él procedió a hacerme entrega de mis documentos, y me dijo que prosiga mi marcha.
Mientras conducía mi Nissan Sunny del año del queque, mi amigo me preguntó si todo estaba Ok. Yo le dije que sí. Sin embargo, un sabor amargo me invadía: porque no le había dado el gusto de darle plata; porque me pareció muy criminal su actitud; por no haber sacado una autorización para hacer la mudanza...
Me puse a pensar si a mí, simple ciudadano, me piden una pequeña "colaboración", cuánto será la colaboración que les pidan a las empresas que tienen mucha plata. O viceversa, cuánto ofrecerán ésas empresas a las autoridades ¿US$ 100, 000 dolares, como la coima del Caso Petrogate - Quimper Herrera y Rómulo León? Difícil de saberlo, pero fácil sospecharlo.

domingo, 28 de septiembre de 2008

balada de primavera

Estos días las preguntas se han convertido en respuestas,
La sensación que ellas me dejan
es de alivio...

No puedo evitar decir todo ello,
Creo que la mejor esperanza
es el sentir de que no existe tiempo ni espacio.
Sentir la nada en mi ser.

Una vez más me di cuenta
de que no vale la pena buscarte,
te puedo encontrar:
en un sueño,
en una flor,
en aquella sonrisa
que siempre la veo cuando cierro mis ojos,
y al abrirlos me encuentro con tu presencia.

sábado, 20 de septiembre de 2008

DIARIO VIAJERO - I

MIÉRCOLES DE MIERDA… (17 DE SET.)

Recuerdo que una vez emprendí un viaje, junto a otros dos amigos (Hemmber y Pedro), que duro tres días. Nuestro destino era la ciudad de Mar del Plata, Argentina (2004). Habíamos sido invitados por un querido amigo, Cristian Peláez, a participar a una Jornada Foucaultiana. Antes del viaje acordamos viajar como “mochileros”, dijimos que ahorraríamos al mínimo, nada de gastos banales. Pero al final, viajamos como buenos burgueses.

Pero, esta vez, yo tenía que emprender un viaje a Arequipa (AQP), el motivo, un congreso de derecho constitucional. Y en esta oportunidad, si o sí, tenía que ahorrar; y aquí comienza la odisea.

Viaje en un buss de 15 soles. Partimos a las 1:00 p.m. y llegamos a las 10:00 p.m. El buss estaba repleto de merca, y parte de esa merca era de contrabando; a pocos metros de llegar al Terminal terrestre de Arequipa, un par de delincuentes vestidos de policías desviaron el buss a su guarida. No me refiero a delincuentes comunes, sino más bien, me refiero a aquellos delincuentes que asaltan a ciudadanos desde el Estado.

***
En el buss me encontré con dos amigos abogados. Charlamos casi todo el viaje. Uno de ellos más que abogado parecía un ideólogo indigenista, al estilo Evo Morales. El otro amigo, sí era abogado, sólo hablaba de leyes. Jhonny Pacheco, no sabía que era.

Ellos me contaban, una vez más, que aquel abogado que no miente, que no es un “pendeivis”, no pasa nada. Yo no podía dar fe de ello, últimamente he estado más involucrado en el mundo académico que en el procesal o litigioso. Pero no puedo negar que lo dicho por mis colegas, lamentablemente, es una triste realidad (abongansters).

La presencia de tres abogansters en el buss sirvió de mucho. Pudimos en cierta medida poner un alto a los policías que intervinieron el buss en que viajábamos. Y es ahí en dónde sacamos nuestra artillería pesada: ¿dónde esta la presencia del fiscal? ¿tienen alguna orden judicial para llevarnos a una deposito?; identifíquense ahora! Los dejamos desnudos, como quién dice en “one”.

Al llegar a la guarida de los policías, ellos de manera disimulada, nos pusieron un patrullero a nuestra disposición para que nos llevara al Terminal Terrestre de Arequipa. Pero su intensión era –aparentemente- buena; sin embargo, lo que en realidad querían era deshacerse de nosotros. Ahí me di cuenta el peligro que significábamos para ellos. Uno de mis amigos me dijo: “nos hubiéramos quedado, cuantos casos nos hubiera caído” (!).

***
Mi plan era llegar a AQP a las 7:00 p.m. porque a esa hora, o a más tardar a las 9:00 p.m. tenía que recoger las llaves de la casa en donde me iba a alojar. Cuando pasé a recoger las llaves, la persona indicada ya se había retirado. Me quede sin alojamiento esa noche. La solución un Telo-matadero de 10 soles.

JUEVES SIN JUERGA (18 de Set.)

Apenas desperté me fugué del hotel, los ruidos de mis vecinos no me dejaron dormir. Fui a la inauguración del congreso. Allí no encontré nada bueno, o mejor dicho, encontré lo mismo: los rituales de la ceremonia. Hablaba el rector, el decano, el presidente organizador, el invitado de honor, el regidor, el auspiciador, etcétera. Una vez más me di cuenta que los abogados adoramos la formalidad, y descuidamos el fondo de las cosas.

***

Después de almorzar, pasé a recoger las llaves de la casa en dónde me iba a alojar. Descansé cerca de dos horas. Por la tarde, hablé con los organizadores del congreso para coordinar mi ponencia que iba a exponer, al igual que otras personas que presentaron sus trabajos. Entonces me dieron el “programa oficial de ponencia”. Y me di con la sorpresa que mi ponencia no estaba en el programa.

¿Ponencia descalificada, por el jurado? ¿Tema poco relevante? O simplemente no les gustó mi tema. No hallaba otra explicación. Había sido lo más minucioso con las “formalidades” (plazo de entrega, envió en físico y por e-mail, cantidad de hojas, bibliografía, ficha de datos, etc.).

Me dije a mi mismo: a estas alturas del partido no se pueda hacer nada. Caballeros, no más. Por la noche, las dudas del por qué descalificaron mi ponencia, me dejaba inquieto. Ya sé, hay que ser un buen perdedor.

VIERNES DE GLORIA (19 de Set.)

Había tomado la decisión de prepararme más (dicho sea de paso mi ponencia es mi tema tesis), pero ahora para el Congreso de Derecho Penal de Lima (23-26 set.). Francamente, el congreso de AQP me había llegado.

Entonces comencé a re-leer y corregir mi trabajo desde muy temprano. Hasta que recibí una llamada a eso de las 9:00 p.m.

- Aló?
- Con el Sr. Choquemamani?
- Así es.
- Le habla la comisión organizadora del congreso, y le comunicamos que hubo un “error involuntario”, su ponencia si fue seleccionada.
- #$$#%&%$/()))(/&$#””
- Tururú…

Quedé perplejo con la llamada de los organizadores. Parecía un sueño. Yo ya le había echado “tierrita” al asunto de la ponencia. Pensé serenamente, y tome la decisión de ir a exponen. Al fin y al cabo lo que me sucedió sólo puede pasar en el Perú, en donde la magia y la realidad se confunden.

Lo tomé como una oportunidad, en que podía sacar provecho. Pero había un pequeño detalle, yo estaba en ese momento en las faldas del Volcan Misti (ahí estaba la casa donde estaba), y tenía que estar en menos de 30 minutos en la universidad Católica de San María, que quedaba en UMACCOLLO. Cogí un libro (Vigilar y Castigar), y fugué en el primer taxi que encontré.

Al llegar a la universidad me registre. Luego uno de los organizadores me pregunto por el terno (antes de viajar a Arequipa, decidí no más huachafería de saco y corbata para exponer; aparte de que me aliviaba el equipaje). Entonces le respondí, a ése señor, con tono sereno y pausado lo siguiente: “voy a exponer como me siente cómodo, y la ropa sport me hace sentir así”. Y para rematarlo, ya que parecía que no me entendió, le dije: “la vestimenta de la persona es un derecho, y no pueden poner restricciones para exponer”. No me dijo nada, tardo unos segundos en reaccionar, y en un tono de lamento me dijo: “OK”.

***
Era las 2:42 p.m. y era mi turno para exponer. Yo veía a un público preocupado en almorzar; yo estaba preocupado en lo que iba a decir en los 10 minutos que me daban para exponer. No sabía si hablar sobre el tema de mi ponencia o sobre la restricción del derecho a la vestimenta en este congreso.

Solté mi rollo. Lo hice en sólo 9 minutos. El público se quedo sorprendido; el jurado estaba con los pelos de punta, sus miradas me decían que me equivoque de Congreso.

martes, 16 de septiembre de 2008

"TE HAS FUMADO DE LA MALA"

"TE HAS FUMADO DE LA MALA"


A Roxana con cariño…


Estaba conversando con una amiga, que antes era una loca y ahora es una santa, o mejor dicho "una chica tranqui". Discutíamos fervorosamente sobre los límites que nos pone el Estado y de la justificación o legitimidad de dichos actos. Y de esta forma llegamos a tocar un tema polémico:"La prohibición de las drogas".


Ella aludía que la droga mata y destruye a las personas; sin embargo no me daba ni una sola razón para que me convenciera de ello (o al menos me haga dudar). Mi posición era –y no es propaganda- que la droga no es mala, ni buena. Depende mucho del consumidor. Y para dejarme entender lo que decía, le puse un ejemplo: si compras un arma de fuego, ello no significa que eres buena o mala. Una persona puede tener miles de motivos para usarla (defensa personal, seguridad, trabajo); entonces dependerá mucho de la persona que la use (se puede dar el caso de que alguien la use para un asalto o para deshacerse de su suegrita).


Luego, ella me respondió: "Tunas te has fumado de la mala…". Y aquí es en donde me quiero detener, y dejo a un lado la discusión del prohibicionismo de la droga.
Confieso que prefiero un porrito a una caja de chelas, y que cada vez que la pruebo, lo hago con conocimiento de causa, mido mis dosis, al igual que un "feliz chelero" mide sus chelas para que al día siguiente, despierte sin resaca -aunque es difícil- y pueda chambear tranquilamente, es un asunto de "dosis".


Aquella frase: "TE HAS FUMADO DE LA MALA", es usada como una especie de argumento de doble filo. De un lado, nos muestra lo poco tolerante que somos con las ideas diferentes de los demás, evidencia algo así como, no salirse de la "normalidad". Por otro lado, nos muestra la huida o salida, fuga del tema, dejando abandonada una discusión que para bien podríamos sacar algo de provecho.


Pero, ¿qué hubiera pasado, si en verdad me hubiera fumado de la mala? Creo que nada. A mi parecer existe otro prejuicio que dice que probando drogas prohibidas (coca, yerba, éxtasis, etc.) una persona se va a convertir en un Mozart, o sea en un genio (o tal vez todo contrario).


Por último, en temas polémicos, como la droga, el aborto, la eutanasia, etcétera, más que verdades absolutas existen prejuicios; la verdad en sí misma no existe, es una construcción, un invento; y como una vez me dijo un amigo: "Sólo tenemos puntos de vista, perspectivas no verdades absolutas" (aunque algunos se creen Dios, y creen que todo lo saben y todo lo ven).


La chamba esta en de-construir las verdades establecidas, no aceptar lo que otros "dicen" como un dogma, sino más bien, pensar por nosotros mismos, algo que no nos enseña ni la escuela ni la universidad (en buena hora).

miércoles, 3 de septiembre de 2008

VIVIENDO TEMERARIAMENTE

Amamos la libertad. De una forma u otra siempre la anhelamos, y hacemos sacrificios para alcanzarla o mejor dicho, para vivirla a plenitud. Algunas veces la libertad nos parece algo peligroso y riesgoso. Es ahí cuando nos damos cuenta que nos cuesta salir de nuestros esquemas mentales.
Es muy cómodo no hacer nada, y dejarlo todo tal como está. Es riesgoso hacer algo distinto, hacer un cambio para con nosotros mismos. Pero no! Hoy me he rehusado a seguir pensando de esa manera. Detrás de esa luz confusa SIENTO que hay algo, pero no sé que es.

Creo que es mejor no seguir pensando; cuando buscamos explicaciones, siempre queremos encontrar algo que nosotros deseamos tener o sentir. Entonces, creo que es mejor dejarse llevar, no resistirse. Al final siempre despertaremos de este sueño.

martes, 26 de agosto de 2008

UN DESFILE MORTAL

El lunes 25 de agosto, a pocos días del 79º aniversario de Tacna, la muerte rondo por los desfiles civico-militares. La víctima fue Max Condori de 16 años de edad, quien sufrió un desmayo en pleno desfile. Cayó aparatosamente al pavimento, y se lesiono la cabeza, la que luego le provocaría un derrame cerebral causándole finalmente la muerte (el calor asfixiante de la mañana, el paso marcial, y el estado de salud del joven son algunos de los factores a tener en cuenta). La muerte de Max Condori, nos lleva -de manera inevitable- a re-pensar la vigencia de los desfiles cívico-militares, tanto en Tacna, como en el resto del país. Es de conocimiento por todas aquellas personas que hemos pasado por una institución como la escuela que, una persona desfila más por obligación o por ganar algunos puntos extras, que por un sentimiento real y auténticamente cívico (algo similar sucede con el enbanderamiento de las casas por fiestas patrias).
Los desfiles cívico-militares es una forma arcaica de manifestar el amor a la patria, pero no es la única. Hay muchas otras posibilidades: corsos alegóricos, pasacalles, bailes, exposición de arte local, festival de música, etc. Los desfiles son prácticas autoritarias propias de los militares. Hay poco de patriotismo en ello; inclusive las canciones de las bandas son siempre las mismas, y también, la represión es siempre la misma en los colegios: profesores que prefieren perder horas de clases para practicar las marchas; quitar puntos a aquel escolar que no quiere desfilar, etcétera. Todo esto revelaría la falta de creatividad de las autoridades (políticas, educativas) de re-crear las formas de celebrar, un día tan especial, como es el aniversario de Tacna.
Es muy escasa la presencia de los corsos alegóricos y pasacalles, frente a los desfiles cívico-militares, más aún en Tacna, la ciudad heroica.

domingo, 24 de agosto de 2008

Constantino Carvallo

El lunes, Nélida me dio la noticia, por messenger, de que Constantino Carvallo falleció; y mientras chateábamos, en el programa de tv. Enemigos íntimos, estaban hablando de la mala noticia.
La primera vez que escuché hablar a Constantino Carvallo fue en una entrevista que le hizo Chichi Valenzuela en su programa La Ventana Indiscreta (no recuerdo la fecha). El tema de la entrevista era sobre los futbolistas peruanos. Al respecto Constantino opinaba que, por lo general, nuestros futbolistas provenían de sectores bajos que carecen de comodidades y lujos; entonces, cuando llegan a ser famosos -por su buen desempeño como futbolistas, claro está- lo primero que hacen es satisfacer todo lo que no tuvieron en su niñez. Y cuando logran mejorar su status, se compran carros de último modelo, quieren salir en las principales portadas de los periódicos, se relacionan con vedetts y arman escandalo y medio por doquier, etcétera. Esta explicación me pareció muy lucida y acertada.
Otra de las cosas que me llamó la atención de Constantino Carvallo fue su propuesta educativa de aplicar el cine como un medio para desarrollar el gusto estético en los escolares, y que ello no se iba a lograr de la noche a la mañana -como usualmente quiere nuestra sociedad peruana- sino que sólo iba a ser posible con persistencia.
Algunos datos de Constantino Carvallo Rey: estudio Filosofía, fue fundador y director del colegio "Los Reyes Rojos" de lima, crítico de cine, analista en temas de educación. Escribió "Diario de educar. Tribulaciones de un maestro desarmado".

viernes, 22 de agosto de 2008

placer y economía en la bicicleta


Si alguna vez hemos visto a muchas personas movilizándose por las calles en bicicleta, habremos descartado de inmediato de que se trataba de una migración de holandeses recién llegados al Perú y, habremos dicho más bien, que se trataba de un grupo de peruanos que se movilizan en bicicleta a distintos lugares -centro de trabajo, colegio, universidad, etc.- a causa de una huelga de transporte público o por la escasez de combustibles. Ello revela que estos peruanos usan bicicleta como medio de transporte sólo cuando no hay micros y combis, es decir por necesidad...

Si nos transportamos por medio de micros y combis quedaremos sujetos a un chofer imprudente (con brevet made in Azangaro); corremos el riesgo de que un policía de transito intervenga a nuestro conductor para sacarle una coima, y mientras trancen perdemos tiempo; ni que decir si se nos cruza en nuestro camino la procesión del Señor de los Milagros, o una turba de huelguistas de construcción civil o los hinchas de Alianza Lima o la U.

Y si tenemos nuestro carro del año, comprado a cómodas letras equivalentes a nuestros años de vida, la cosa cambia. Pero, tendremos que portar licencia de conducir; un SOAT; y lo peor de todo, nos volveremos dependientes de comprar combustible (gasolina) que nos puede llevar a una dependencia extrema comparable a la de un adicto a la heroína.

Manejar bicicleta significa vivir una rica experiencia llena de posibilidades: placer, salud, economía, diversión e incluso podría convertirse como un medio para meditar y filosofar, ya que nos da libertad y autonomía personal (pensadores como José Ortega y Gasset y Gilles Deleuze han escrito sobre el tema). Y, desde un punto de vista económico ahorraremos dinero en pasajes; en cuanto a salud reduciremos los riesgos de sufrir un infarto (si somos constantes sacaremos “piernas” y adelgazaremos); y en cuanto a placer se trata, uno será capaz de vivir una experiencia casi similar como la que sintió Aladino con su alfombra mágica, algo así como flotar en el aire.

Para impulsar el uso de la bicicleta como medio de transporte, el gobierno (local, regional y nacional) deberá adoptar algunas condiciones mínimas: implementación de ciclo vías, estacionamientos para bicicletas, ordenar a los transportistas de servicio público, implementen sus vehículos para llevar bicicletas, etcétera. Nos preguntamos, ¿es mucho pedir todo ello si queremos de verdad cuidar nuestro medio ambiente y evitar el cambio climático?