domingo, 23 de noviembre de 2008

UNA MUJER QUE PERDIÓ SUS ALAS




Es domingo, y como si fuera ya una costumbre, voy al Penal de Mujeres de Tacna a visitar a Zulema. Una vez que termina las revisiones minuciosas, me dirijo al patio principal en donde se están la mayoría de internas (peruanas, colombianas, chilenas) a la espera de sus esposos o enamorados, familiares, amigos. A pocos metros de entrar a ése lugar, paso por un cuarto pequeño que siempre para cerrado, y cuando tiene la luz encendida significa que una interna se encuentra castigada por una falta grave (pelea con otra interna, por ejemplo). Ese lugar se llama el “Hueco”; pero, para las autoridades penitenciarias se llama “celda de aislamiento”.

Converso con Zulema, ella me cuenta que hay dos chicas nuevas en el penal. Una de ellas es de nacionalidad chilena y se llama Valeria Castillo. Ella tiene 36 años y entró a prisión el 24 de octubre de este año. Zulema comienza a hablarme más de ella; y yo le sugiero que mejor la invite a nuestro grupo para conversar.

Mientras Valeria se acerca a nosotros sus demás compañeras la miran como si fuera un bicho raro. Hasta ahí todo mas o menos, (aunque igual me quedan las dudas del por qué tal actitud de sus compañeras). Luego, ella comienza a contarme su caso, o mejor dicho su drama. La escucho detenidamente. Algunas miradas se despegan de nosotros –al parecer, somos el blanco de la tarde-, pero esta vez, se suman las miradas de las INPES (personal de seguridad femenino) que a cierta distancia nos vigilan. Eso sí me preocupa.

Valeria fue intervenida en la frontera con Chile junto a otras dos mujeres. Una de ellas era su amiga de hace dos años, a quien Valeria le hacia el servicio de transporte de pasajeros Arica-Tacna-Arica. Valeria nunca iba a dudar que esa amiga, aquel 09 de octubre, llevaba Cocaína oculta en sus partes íntimas. Menos iba a dudar que ella tenía doble identidad y antecedentes por TID (Tráfico Ilícito de Drogas). Pero, pasó. Sucedió. Y Valeria no lo puede creer hasta el día de hoy. Y menos puede creer que está en prisión.

Para Valeria –al igual que muchas otras personas- estar en prisión es como si le hubieran quitado sus alas para volar. Aquellas alas que las conocemos con el nombre de “Libertad”. Extraña a sus hijos, a su familia, a sus amigos; tanto así que ha bajado de peso (12 kilos). Me dice que se encuentra en “Huelga de Hambre”. Su desesperación por salir pronto de la cárcel le ha llevado a dos intentos de suicidio. Pero, sus compañeras lo impidieron.

Ella me cuenta algunos detalles desde el día en que la intervinieron: la coima exigida por la policía para arreglar su caso ($ 2 000 dólares); las pésimas condiciones de detención en la carceleta de la DIVANDRO (policía antinarcóticos); el Abogado que le prometió sacarla rápido y que ahora desapareció; y un largo etcétera.

El consulado de Chile en Tacna hizo poco o casi nada por ella. Al parecer vio su caso como si fuera uno más del montón. Es decir prefirió no meterse con la justicia peruana; no le presto auxilio judicial. Sólo se limito a llevarle una bolsa con útiles de aseo.

Termina la hora de visita. Valeria me pregunta cuando volveré al penal a visitarla, le respondo: a fin de mes, no le digo una fecha exacta; prefiero no prometerle nada, ya que ello sería generarle falsas esperanzas y tendría un motivo más para odiar este mundo.

lunes, 10 de noviembre de 2008



LA HISTORIA DE LA EMERGENCIA DE UN ENCUENTRO INTERQUORUM


"Quien dispone de un para que vivir es capaz de soportar casi cualquier como"
Nietzsche



El día martes, 4 de noviembre, se tenía programado llevar a cabo el VI Encuentro Interquorum Macro Regional Sur en la provincia de Candarave (Tacna). Pero nuestra ciudad, días antes, era noticia a nivel nacional por el problema de la distribución del Canon Minero con Moquegua y por sus violentas protestas. El clima se volvió más tenso cuando, ése mismo 4 de noviembre por la noche, el presidente del consejo de ministros, Yehude Simon, declaraba en Estado de Emergencia a Tacna por 30 días. Y, mientras eso acontecía, más de 15 jóvenes de la Zona Macro-región Sur (excepto Arequipa e Ica) se encontraban en Tacna listos para enrumbarse a Candarave, pero el problema del paro no lo hizo posible. Frente a esta situación se manejaba la hipótesis de la suspender el encuentro Interquorum.

¿Pero no es acaso en los momentos difíciles en donde los/as jóvenes tienen que aplicar al máximo de su imaginación? ¿Qué hacer cuando un Estado de Emergencia prohíbe expresamente el derecho de reunión en forma pacífica? Todas estas interrogantes no son fáciles de responder de buenas a primeras. Desde luego hay pocas posibilidades para actuar y tomar decisiones. Y una de esas posibilidades era realizar el encuentro Interquorum en Tacna a costa de todo. O sea “Jugárnosla”. Entonces, el Estado de Emergencia que se vive en Tacna se convierte en la emergencia de hacer el Encuentro Interquorum. Y así fue. Mientras el paisaje tacneño no era el mejor, un grupo de jóvenes creaba un espació de discusión y debate, desafiando el Estado de Emergencia (“no podía ser un problema sino una oportunidad”).

En vista que los buses no salían de viaje, aprovechamos las instalaciones del Terminal Terrestre Collasuyo para hacer el Encuentro Interquorum en dicho lugar. La ausencia de pasajeros era absoluta; por tanto, la tranquilidad para nosotros era mayor (salvo los cacerolazos que se escuchaba durante el día). En las jornadas de trabajo se habló sobre: Presupuesto Participativo, Economía, Historia y Cultura Andina, entro otros temas. Para ello se contó con la participación como expositores: Fabiola Dapino (Tacna), Orlando Nicolini (Lima) y nuestro querido amigo Raúl Tecco (Lima).

Muchos de nuestros/as amigos/as quisieron bailar una cumbia de moda o un regueton en una Disco de Moda de Tacna, pero no se pudo por las razones arriba expuestas; muchos quisieron conocer los atractivos de esta ciudad y tampoco se pudo. Quizás todo ello se convierte en una promesa para que vuelvan a esta ciudad, ya sea mediante otro encuentro Interquorum, un viaje de estudios o un paseo.

Aquí los esperamos Amigos/as.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

TACNA: ENTRE CACEROLAS Y TANQUETAS

video

El día martes por la noche el Presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simon, ha declarado a Tacna en Estado de Emergencia. Su mensaje fue muy escueto; luego, cedió la palabra al Ministro del Interior, quién habló sobre el caso Rómulo Alegría (hoy prófugo).

La medida anunciada por Yehude Simon revela los siguientes problemas (que no se va a resolver con un Estado de Emergencia):

- La incapacidad de solucionar el problema de Tacna por medio del dialogo. Es decir se ha preferido resolver la violencia que se vive en Tacna con más violencia. Sacando tanquetas y militares a las calles. Los canales de dialogo entre autoridades de Tacna con las del gobierno central no han sido buenas, y lo peor de todo es que no han sido agotadas. De la noche a la mañana se toma una decisión de tal envergadura: declarar a Tacna en Estado de Emergencia.

- El problema del Canon no ha sido evaluado en su real magnitud. Era lógico que Tacna iba a salir a defender sus intereses. No se iba a quedar con los brazos cruzados. El ejecutivo pasó la pelota al legislativo. Y aquí es donde se toma una decisión política en dónde Tacna salió perjudicada económicamente. El ejecutivo no midió las consecuencias de lo que se iba a venir. Lo mejor hubiera sido sentarse y dialogar en la mesa, sobre la mejor manera de compensar a Tacna (aunque muchas veces estos acuerdos sólo quedan en el papel).

- Respecto a la vigencia del Estado de Emergencia en Tacna. Una norma jurídica para su aplicación primero se debe de publicar en el diario oficial El Peruano y al día siguiente recién rige la norma. Así lo manda la Constitución: “La publicidad es esencial para la vigencia de de toda norma del Estado (Art. 51)”. Pero, ya desde el día martes por la noche, los militares se desplazaban por toda la ciudad en sus tanquetas. Esto sería una grave infracción a la Constitución Política. Hoy la presencia militar en las calles ha sido más fuerte: soldados, tanques, camionetas, exhibición de armamentos, etc.

Somos de la opinión de que los problemas no se solucionan con un Estado de Emergencia. Esta figura jurídica se debe recurrir en casos extremos, debiéndose hacer un uso razonable y proporcional. Para cualquier ciudadano no es entretenido ver tanques por las calles como si fueran autos. Es una forma de intimidar a la ciudadanía. La fuerza de las instituciones castrenses no es saludable para una Democracia, suficiente hemos tenido con las dictaduras militares. Por ello, insistimos, se debió buscar una solución por medio del dialogo, pero esa solución o ése método de resolver conflictos no parece ser la más correcta para Alan García y Yehude Simon. Tanques y cachacos prima sobre ésta.

Por otro lado, la declaratoria de Estado de Emergencia ha generado un rechazo absoluto por parte de los tacneños. Ellos durante el día han salido a protestar con varios “cacerolazos” (hay que recordar que dicha forma de protesta fue practicado en la Argentina hacer varios años). No podía ser para menos la reacción de los tacneños. Declarar 30 días de Estado de Emergencia es una medida desproporcionada. Por más intimidatorio que parezca, y por más resultados que pueda dar, no ha sido una medida acertada por el gobierno. Esto revela en cierta forma el lado autoritario que tiene este gobierno (y que lo tuvo también en su primer gobierno 1985-1990).

Por último, en un Estado de Emergencia no significa que los militares y la policía pueden actuar de manera arbitraria e ilegal. Su actuar debe ser razonable y proporcional. Ante una detención arbitraria, desmedida, cualquier ciudadano puede interponer un habeas corpus ante el Poder Judicial y solicitar su inmediata liberación. Así lo dispone la Constitución Política en su artículo 200 que señala:
“El ejercicio de las acciones de hábeas corpus y de amparo no se suspende durante la vigencia de los regímenes de excepción a que se refiere el artículo 137º de la Constitución.
Cuando se interponen acciones de esta naturaleza en relación con derechos restringidos o suspendidos, el órgano jurisdiccional competente examina la razonabilidad y la proporcionalidad del acto restrictivo. No corresponde al juez cuestionar la declaración del estado de emergencia ni de sitio.” (último párrafo Art. 200 Constitución).

La protesta de Tacna no es la última que tendrá este gobierno. Recomendamos al presidente García cambiar de asesores (políticos y espirituales), quizás también cambiar a Yehude Simon, por personas más capacitadas en temas de resolución de conflictos sociales y para esto no le servirá para nada su buen olfato político y su intolerancia, sino ser más razonable.