viernes, 5 de febrero de 2010

TU NOMBRE Y EL MIO

Adoro cuando pronuncias mi nombre
siento como una música dentro de mi.
Al trenzar tus cabellos dorados,
logro ver como se enredan mis sueños en tu cabeza.

Si ya te encontré en mis sueños,
para que buscarte
por esas calles cuadradas de esa ciudad?.

Si te marchas
No te lo impediré
viniste libre a mi vida,
buscaste mis mejores recuerdos
indagaste por mi destino
dejaste tus besos
pintaste las paredes de mi alma,
para siempre reconocerte
y, en un cofre guardaste tus cabellos.

Si te marchas
no te extrañare,
no te buscare,
“no hace falta que te quedes o te vayas”
una historia se puede repetir
un sueño esta por nacer.

2 comentarios:

EL OTRO KELSEN dijo...

Camarada, tenías queceder ante el amor?????
Saludoscamaradasy que ella no se entere...

ALEX dijo...

Este poema lo he sacado del baúl de los recuerdos. Por ahora, he dejado de escribir poemas.