sábado, 4 de septiembre de 2010

UNA NOCHE EN EL GRAN SANTIAGO

Comenzó Septiembre. Que mejor manera de comenzar deambulando por las largas calles del "Gran Santiago". La cita de esta noche (viernes) es un bar cultural cuyo nombre provoca risa y curiosidad: "Chancho 6". Ingreso y no conozco a nadie. Me siento un extraño, un completo desconocido. La única pista o motivo de visita al bar es la publicación de libros y la declamación de poesía. ¿Acaso hay otro motivo más grande que ello para lanzarme a la aventura?


Luego de pasear por las mesas, encuentro una en donde solo hay una persona, un señor de unos 50 años, con barba y lentes de escritor, vestido de huaso chileno. Su nombre: Miguel Edwards Rosas, y es el autor de las obras a presentar esta noche. Conversamos y brindamos con una chela no muy helada. Me dice que estuvo más de una vez en una institución llamada "psiquiatrico", pero que gracias a los fármacos puede llevar una vida, entre comillas, normal.


Y no es mero comentario lo arriba mencionado -que el autor haya estado en un hospital psiquiátrico- ya que el contenido de sus dos libros estan relacionados a la locura. Aquella locura que muchos temen y que, quizás, por ello se habla poco y dentro de cuatro paredes. Los libros se llaman: "Antologia de la locura" y "Breve reseña de mi locura", editados por Kawell Kelun.


Han pasado más de dos horas, y el bar esta repleto, estan presente muchos invitados, entre ellos, Luis y Paz. Dos amigos del autor del libro, con quienes me pongo a charlar. Me dicen que tienen un programa de radio por internet: "Ya te dijé ya!" http://www.podcaster.cl/  La noche se pone amena, alegre; se vive un ambiente de fiesta. Da la impresión que el Gran Santiago comienza a hablar, cautivar, a los hombres y mujeres que aman las letras.


Termina la presentación del libro y entra al escenario el poeta mexicano Román Luján. Toma la palabra y la poesía habla a traves de él. Declama dos poema, nadie habla, él finaliza, y una lluvia de palmas se escucha en el bar Chancho 6.


Veo que aún tengo los cinco sentidos como cuando entre al bar. Siento que es todo por hoy. Decido retirarme, hasta, espero, otra noche en el Gran Santiago.  


2 comentarios:

Amarrojo dijo...

vuelva al Chancho
cuando quieras

estamos todos los viernes

somos acogedores
y si escribes
podrás presentarte
una fecha

:-)

saludos
que estés biem

gracias por contar tu experiencia

Alex Choquemamani dijo...

Desde luego que volveré... como invitado, como escritor, o, simplemente, como un visitante...

Un abrazo para todos los amigos del Chancho 6.